domingo, 21 de octubre de 2007

"Un juez con miedo no es juez"


Se recibió de abogado en la Universidad de Belgrano. Es fácil imaginar las discusiones que habrá tenido con su padre cuando le dijo en qué institución iba a estudiar. Sin embargo, cuando comenzó sus estudios, Atilio Alterini no era aún el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).


Juan Martín Alterini, con 32 años, ya tiene en su currículum varios posgrados, charlas internacionales y cuatro libros publicados. Hoy es candidato a senador nacional por Capital en la boleta de la Democracia Progresista.

Pero su apellido cobró mucha notoriedad el año pasado cuando su padre sonó como posible candidato a rector de la UBA. Una polémica desatada por denuncias por su participación como juez durante la dictadura lo llevó a declinar su postulación.

-¿Cómo vivió la polémica que rodeó a su padre?

-Me pareció un nuevo atropello. El Ejecutivo no hizo nada. Pareciera que hubo una intención política, incluso del ministro de Educación, hoy candidato a senador [Daniel Filmus], de no hacer nada. No sé si estaba en sus planes que finalmente se designara un rector democráticamente, como se hizo, o preferían mantener un interventor. Con una universidad que maneja un presupuesto mayor que varios municipios bonaerenses. La democracia progresista tiene una estrecha relación con Mauricio Macri en la ciudad, pero apoyan la candidatura de Roberto Lavagna.

-Como especialista en la materia, ¿cómo está el país en el nivel jurídico?

-En 1998 el Congreso aprobó la realización de un digesto jurídico. Como en la Argentina hay más de 26.000 leyes, hay muchas contradicciones en el sistema jurídico. Hace un año que está terminada la norma y duerme en los despachos del Ejecutivo. No hay reglas de juego claras en el sistema jurídico. Maradona no hubiera sido Maradona si no sabía dónde había que meter la pelota o cuándo estaba en offside. Las reglas tienen que ser claras, si no, no hay Estado de Derecho, que es como ocurre hoy.

-¿Cuál es la situación de la Justicia?

-Está muy limitada. Desde la reforma del Consejo de la Magistratura, los jueces están cautivos del Ejecutivo. La principal detractora de la modificación fue la senadora Cristina Kirchner. Bastó algo, que vaya a saber qué fue, para que en menos de 15 días armaran una ley que no sólo dejó a la justicia ciega, como debe ser, con una venda, sino aturdida, para que no escuche, y con la boca tapada. Un juez con miedo no es juez. Con miedo a que no le guste al Ejecutivo su sentencia.

-¿Y el poder legislativo?

-Hoy el Congreso es una escribanía del Ejecutivo. La función primordial del Legislativo es administrar el Tesoro público. Y ahora hay una ley que autoriza, ya no al Presidente o al jefe de Gabinete, sino a cualquier ministro o secretario a modificar las partidas. Y no tienen ningún tipo de control.

-¿Estas cuestiones le importan a la gente o está más preocupada por el precio del tomate?

-El 28 nos vamos a llevar una grata sorpresa. Creo que el argentino, con una democracia que ya tiene sus años, entiende el valor de su voto.

  • Es hijo de Atilio Alterini, rector de Derecho de la UBA.


  • Abogado, de 32 años. Es su debut en las urnas.


  • Es el candidato a senador nacional de la Democracia Progresista.


  • Sebastián Iñurrieta

    Fuente: Diario La Nación, Sabado 20 de Octubre, Página 12